Portes gratis para pedidos de más de 100 € de jamones, paletas, quesos y embutidos*
  Free shipping for orders over €100 of hams, pork shoulders, cheeses and sausages*

Cómo conservar un jamón abierto en casa

person Publicado por: Farcedo list En: Noticias En: comment Comentario: 0 favorite Me gusta: 261

Para conservar un jamón ibérico en casa es importante que sigas los consejos anteriores. De esta forma, disfrutarás de un producto único y de calidad con todas sus características desde la comodidad de tu hogar.

Algunas de las principales dudas que surgen cuando tenemos un jamón en casa giran en torno a la conservación. Por esta razón, en el artículo de hoy os contamos cómo conservar un jamón abierto para que no pierda sus propiedades y cualidades dentro de lo posible.

1. Escoge la situación adecuada

Una pata de jamón ibérico una vez empezada debe guardarse en su jamonero lejos de fuentes de calor directas o de la luz solar. No necesita ser refrigerada. La encimera de la cocina puede ser una buena opción siempre y cuando no esté al lado del horno o de los fogones.

Ocurre todo lo contrario con un paquete de jamón ibérico cortado y sellado al vacío, es cuál debe guardase en la nevera. Por supuesto, no congeles nunca el jamón. Es una pieza muy delicada y dura, lo suficiente como para que no tengas que congelarlo nunca. Gracias a la curación, la conservación del jamón está garantizada. Eso sí, debemos tener en cuenta una serie de aspectos para asegurarnos guardarlo sin problemas.  

2. No tires la grasa de cobertura del jamón

Para empezar a cortar nuestro jamón ibérico, tenemos que retirar parte de la grasa de cobertura. En este paso, es crucial no deshacernos de parte de esta corteza. Debemos guardar una parte que posteriormente nos servirá para conservar el jamón. La parte que debemos guardar no es la primera capa de grasa (que es más amarillenta y rancia), sino la parte que está por debajo de esa grasa amarilla y por encima del magro, más blanquecina.

3. Creamos una película protectora con la grasa que hemos guardado

Una vez que hemos empezado nuestro jamón, cogeremos la grasa que hemos apartado por la parte más blanca y la iremos pasando poco a poco por la superficie de corte y en la zona que hemos limpiado. Haremos hincapié en la zona muscular o magro. De este modo, crearemos una película protectora con su propia grasa que ayudará a conservar el jamón ibérico, evitando así su deshidratación y oxidación.

No olvides conservar esta grasa cada vez que cortes el jamón.

4. Cubre el jamón

En función del tiempo que vamos a estar sin consumir, es mejor una opción u otra:

Si el consumo es inmediato (al día siguiente o 48 horas más tarde), lo ideal es cubrir la pieza con film transparente. Para ello, lo estiramos bien y lo envolvemos alrededor. Así, la grasa que hemos colocado previamente actuará de pegamento para que el film se adhiera a la carne y la proteja.

Es un método eficaz pero que tiene un inconveniente. El jamón, al ser un producto vivo, su naturaleza hace que siempre esté expulsando la humedad que pueda quedar en su interior. Al ponerle un film transparente, producimos una barrera y la humedad que se genera en la zona de corte se condensa, lo que puede ocasionar mohos. Por esta razón, no es aconsejable tener cubierto el jamón más de 48 horas con este tipo de material.

Si el consumo no es inmediato (más de 48 horas), lo más recomendable es cubrir el jamón con un paño negro de algodón tras protegerlo con la película de su grasa. El color es importante, ya que, cuanto más opaco, mejor. De esta manera, evitamos que la luz penetre y se pueda generar oxidaciones en la pieza.

Por otro lado, el paño evitaría que cualquier insecto se pueda posar sobre la pieza, y así, protegerla.

5. Volver a cortar nuestro jamón

Si queremos continuar nuestro corte, lo único que tenemos que hacer es quitar el film transparente o el trapo y volver a hidratar la zona de corte con la grasa que teníamos apartada. Gracias a esta forma de protección, tendremos lista nuestra pata de jamón para volver a cortar cuando nos apetezca, asegurando una conservación efectiva y en las mejores condiciones.

En Farcedo conocemos la importancia de conservar un jamón ibérico abierto para prolongar lo máximo posible sus características. En nuestras bodegas, contamos con las condiciones de temperatura, luz y humedad que necesita cada tipo de jamón. Sin embargo, para conservar un jamón ibérico en casa es importante que sigas los consejos anteriores. De esta forma, disfrutarás de un producto único y de calidad con todas sus características desde la comodidad de tu hogar.

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre
close Shopping Cart

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entra ahora O Restablece la contraseña

Esta tienda te pide que aceptes cookies para fines de rendimiento, redes sociales y publicidad. Las redes sociales y las cookies publicitarias de terceros se utilizan para ofrecerte funciones de redes sociales y anuncios personalizados. ¿Aceptas estas cookies y el procesamiento de datos personales involucrados?

Cookies necesarias
Las cookies necesarias ayudan a hacer una página web utilizable activando funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.
Nombre de la cookie Proveedor Finalidad Caducidad
PrestaShop-# farcedo.com Esta cookie permite conservar abiertas las sesiones del usuario durante su visita y le permite pasar un pedido o toda una serie de funcionamientos como: fecha de adición de la cookie, idioma seleccionado, divisa utilizada, última categoría de producto visitado, productos recientemente vistos, acuerdo de utilización de servicios del sitio, identificador del cliente, identificador de conexión, apellido, nombre, estado conectado, su contraseña cifrada, e-mail relacionado con la cuenta del cliente y el identificador del carrito. 480 horas
Cookies de preferencias
Las cookies de preferencias permiten a la página web recordar información que cambia la forma en que la página se comporta o el aspecto que tiene, como su idioma preferido o la región en la que usted se encuentra.
Cookies estadísticas
Las cookies estadísticas ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.
Contenido no disponible